viernes, 3 de noviembre de 2006

¿Qué he hecho yo para merecer esto?

Empezaremos con otro anuncio.

—¿Sabes? Pablo dice que tengo el pecho caído. Y que tengo demasiada tripa. Y el trasero... Pues yo creo que estoy estupenda.
—¿Pablo? ¿Y quién diablos es Pablo?

Si el fulano es lo suficientemente grosero e insultante como para decirte algo así, aunque no recuerdes su nombre, puedes vilipendiar con impunidad total su árbol genealógico desde la batalla de las termópilas.

Antes de que aparezca mi hígado, continuaremos.

Empresarios!! Y pensar que creía que ya lo había oído todo en esta vida.... Les mando mi C.V.? Y quizá también mi C.I. con una carta de presentación donde dé mi opinión sobre su maravillosa política de empresa...

Aquí hay para todos los gustos.

Un sucinto -“hola, qué tal?” y esperan que les cuentes, qué? -Pues... nada, que ya han sacado a mi padre del talego, mi madre en el hospital por el sifilazo que le pegó el último amante y a mí la lepra casi no se me nota. Y tú, cómo lo llevas, majete?

Si después de esto vuelves a tener noticias suyas, amancébate con él.

Algunos no tienen suficiente con el tratamiento de shock que les has impuesto, y vienen a por más. Llevan un rótulo luminoso en la frente que dice: maltrátame.

Y la criatura, que se pilla un rebote de lo más infantil porque quiere que, tanto si como no, le digas que su culo es mono. Por san Jorge! Después de ver el de Brad Pitt y Jude Law, no hay color...

Solo falta el tan temido test psicológico y la pregunta del millón: -Qué opinas de mi?-

Información y turismo ya no ejerce, mon ami, y si lo que pretendes es conseguir un estudio pormenorizado, recurre al Cosmopolitan.

J'en ai marre

Sabía que Nyman no me fallaría.

The submission – B.S.O The Libertine

1 comentario:

Ovi dijo...

He pasado un muy buen rato leyendote.

Ovi

Petonets, besades i pipius

Si véns -- (Ja t'ho diré -– Es directe)