jueves, 9 de noviembre de 2006

Short cuts (Vidas cruzadas)

Un grupo de mujeres hablando sobre sexo será siempre mucho peor que cualquier hombre, por descriptivo que éste se considere. Recuerdo un cumpleaños donde pusimos de un rojo-grana a nuestro único acompañante masculino... Si eres capaz de superar prueba semejante sin emitir un comentario desafortunado, estarás admitido de por vida en la comunidad. Lo que ya no tengo tan claro es si al elemento en cuestión le quedarían ganas de repetir tal experiencia.

93 mails por leer de la misma persona! Ya le queda tiempo para trabajar?

Si mi paciencia estuviera en horas bajas, que no lo está, esta madrugada habría sido el momento idóneo para perderla. Confieso que otras prioridades ocupaban mi área de wernicke, la de broca, la somestésica y el sistema límbico, así que quizá por eso indulté a quien tuvo la osadía de decir que nuestros temas de conversación (en referencia a las mujeres) no eran interesantes. Claro que hablamos de los hombres, esos grandes desconocidos pero, y no te equivoques amiguito, la politica nacional e internacional, música, literatura, deporte, educación y religión, entre otros, también forman parte de nuestros intereses, por mentar algunos. Ya no digo de sentimientos, algo abstracto que para la corteza somatosensorial primaria de algunos es un expediente X. The truth is out there, aunque no tengamos idea de dónde...

Día radiante. Sol, algunos cirros a nivel del mar y sin previsión de cambios climatológicos.
Hablemos de distancias. O de esas relaciones virtuales kilométricas. Un radio de 300 no está mal pero, qué pasa cuando quieres ir a tomar un café con alguien que está en Caracas, Oslo o Milán? Lo dejaremos en Boyuyos del Condado o Punta Umbría, que para el caso es lo mismo pero de aquí. No voy a tomármelo a chanza, porque las emociones de mis amig@s no son fichas del casino para apostar con ellas, aunque no puedo evitar el escepticismo. Crees que mientras están hablando contigo no hacen lo mismo con más gente? me conmueve tanta candidez. Yo misma soy experta en mantener conversaciones a cinco bandas, responder en el foro, hablar por teléfono y jugar al solitario spider 4 palos. Con una excepción.
Pasa el tiempo...
Ha llegado el momento tan esperado de conocerle (para ambos géneros). Después de los nervios iniciales todo funciona a las mil maravillas. Pasas un fin de semana estupendo, charlas hasta altas horas de la madrugada, largos paseos, bla, bla, bla. Y cuando te marchas, o se marcha el/la susodich@? Algun@s prometen tanto que parece que hayan dado clases con Adolfo Suarez. Qué pasa durante la semana, o los quice días o el mes en que no vais a poder volver a veros? Se quedarán tranquilit@s en su casa? Vamos hombre, no me jodas! Si hay algun@s que, viviendo en la misma ciudad, parecen la abeja Maya!
Vale. No todo el mundo es tan veleidoso. Aceptamos ascetismo como forma de vida.
Más tiempo...
Ya os habéis visto infinidad de veces, la relación es perfecta y maravillosa (es lo que tiene verse poco o nada, no convivir). Y llega el momento crucial. Tienes tu vida establecida aquí. El otro allá. Familia, amigos, casa, trabajo... sin olvidar esa acacia japonesa que tanto esfuerzo te ha costado mantener con vida y que ocupa gran parte de la terraza. Vas a abandonar todo eso por alguien? Va a abandonarlo el/ella? A no ser que seas huerfanito, estés en paro y vivas debajo de un puente, la decisión es harto difícil.
Es algo que ni nos planteamos pero deberíamos tener muy en cuenta cuando nos lanzamos a charlar alegremente, con nuestras cabezas de chorlito puestas en pasar el rato. Esa opción siempre puede darse...
Unas palabras de Luz
No sé qué hay más allá,
no me paro a pensar...
... aquí estoy bien,
todo lo que quiero está aquí
y si me lo pides me quedo
"The look of love" - Diana Krall

6 comentarios:

LA V COLUMNA dijo...

Quizás sea cierto lo que dices querida amiga desconocida (de momento, y espero que pronto pueda mover ficha para saber tu rostro, y tenías razón al afirmar que si yo fuera Evey también le quitaría la máscara a V pero de un guantazo con la mano plana).
En fin, a lo que iba. Los hombres no escuchan a las mujeres (al reves pasa lo mismo, ergo la gente no escucha) y por eso somos a veces tan complejos de entender, lo cual no es muy cierto si miramos la cantidad de energúmenos que pululan por ahí con una sola neurona en la cabeza; pero de vez en cuando hay alguno que piensa un pelí más. Pero lo peor de todo es que este pobre individuo, está jodido, ya que siempre estará bastante sólo. Tendrá parejas, pero sus ansias (no de meterla a la mínima de cambio) de buscar la perfección y el saber le harán seguramente una persona sola, que no quiere decir amargada depende de como se lo tome.

Bueno, es extenso, así que quizás lo cuente un día en el blog que tengo. Por cierto, he puesto un link en mi blog hacia este tuyo, espero no te moleste xD.

Kaos dijo...

Mi no tan desconocido amigo:

No me molesta para nada el link, quería pedirte permiso para hacer lo mismo, pero ya que te has adelantado, me he tomado la licencia ;)

El saber nos hará libres y ser plurineuronales estar solos? Vaya panorama! Quizá se podría formar un club...

LA V COLUMNA dijo...

Posiblemente. Propón un nombre para el club y hacemos las targetas jajaja.

Es cierto, como más cosas sabes, más te gustaría no saberlas, ya que piensas que serías más feliz nadando en la ignorancia. Y eso no me negarás que es una verdad como un templo gótico de grande!!.

Por cierto, está película no me gusto, tiene una única cosa de mérito a nivel de dirección, el resto a mi parecer, se queda en nada. No hace mella, y aunque en ese instante puedas hacer alguna mueca parecida a una sonrisa de complicidad luego se diluye como el humo de un cigarrillo.

Referente a lo que escribes, me parece que un buen concepto de los hombres no tienes (no me extraña, menuda panda de capullos están hechos), pero me sorprende que no hayas cerrado puertas y tirado la llave dónde Cristo perdió la zapatilla, y sigas buscando alguno que te acompañe el resto de tu viaje vital. Masoquismo?? necesidad?? experimentos?? Curioso tema.
Y una última cosa, que podría hacer para saber si lo que le pedí ala luna era algo imposible o no. Y si no se cumple (pq mira que le puse ganas en el deseo xD) a quién le he de enviar algo para una reclamación formal??.

Kaos dijo...

Creo que hace tiempo había uno, donde los participantes me parecían de lo más interesante. Tenía un nombre así como... No, ahora no logro acordarme... ;)

Te diré que todavía no he visto la película a la que hace referencia este post. Le puse este porque me pareció adecuado para el tema que iba a tratar; como habrás comprobado, últimamente me da por los títulos cinematográficos.

Mi concepto sobre los hombres daría para, no ya unos cuantos escritos, sino para un libro, sea de ciencia ficción, comedia o terror. Anécdotas para todos los gustos y públicos. Que me acompañe? Je je. Me quedo con la opción c. Este último me está proporcionando un valioso material y muchas distracciones.

Improbables si, imposibles no. Las reclamaciones, en este caso, como en tantos otros, han de ser dirigidas al maestro armero. Cuando localice su paradero actual serás debidamente informado. De todas formas, mi consejo sería que la queja pertinente fuera remitida a la persona que te exhortó a pedir ese deseo.

LA V COLUMNA dijo...

Vaya que sigues sin dar pistas. es como escuchar a un cura dar misa, todo son palabras vagas y contradictorias. Que le vamos a hacer, será o bien que yo ya soy demasiado mayor o lo eres tú. En cualquier caso, y viendo que no puedo basarme en ninguna palabra para descifrar nada, no es que me rinda, pero daré un descanso a mis neuronas para que se dediquen a lo que mejor saben hacer: intentar evitar que me mee cada día encima.

Ya comentaré lo de la Luna si se cumple (no pienso quejarme, el deseo fue gratis, y ante eso poco puedes cabrearte), y lo del club sólo pertenecí una vez a uno, y no tengo claro si me expulsaron o me fui yo. De todos modos, creo que mientes más en muchos aspectos para justificar algo que buscas, has perdido y no encuentras.

Kaos dijo...

Nunca miento, así que debe ser algo del subconsciente.

Irrecuperable es lo que perdido está. Quizá lo que esté buscando sea encontrarme, tal vez sea yo la que se ha perdido.