lunes, 18 de diciembre de 2006

Mucho ruido y pocas nueces

No soporto la condescendencia de que hacen gala algunos. Señor mío, sin que sirva de precedente y dejando cualquier falsa modestia a un lado, que para estos menesteres no hace falta ninguna, mi CI es superior a 140 aunque cabe la posibilidad que el alcohol, los hierbajos de diversos tipos, el estrés, la comida basura y codearme con esperpentos como usía hayan podido mermar algo esa puntuación con el tiempo, lo que es dudoso pero no imposible. Pese a todo, nunca me he considerado más que nadie porque creo firmemente que la inteligencia no hace a las personas mejores, existen valores mucho más meritorios y complicados de evaluar, entre ellos la humildad. Y si no entro al trapo es porque no me da la real gana, que a snob y borde pocos pueden conmigo.

He rechazado la énesima petición para agregar a ese personaje que pretende tomarme por cleenex. Dos años con la misma historia, ahora te hablo, ahora no. Hoy te quiero, mañana te odio y pasado te vuelvo a querer. Con tanto mareo necesitaré una bolsa como las que dan en los aviones, aunque tal y como están las cosas en las compañías aéreas igual nos la tenemos que traer de casa... En definitiva, que me he hartado ya de tanta tontería. Como se acerca fin de año es un buen momento para cerrar balcones, ventanas y hasta la mirilla de la puerta.



Para quién no esté dispuesto a aceptarme tal y como soy, la opción es sencilla. A estas alturas ya nadie puede exigirme que cambie. Tampoco lo iba a hacer aunque suplicaran...


Me hace gracia cierto tipo de gente que se describe como amiga de sus amigos. Después son los primeros en fallarte a la primera ocasión. Será porque tienen el concepto de amistad un poco distorsionado. Te dicen que están preocupados por ti y en cuanto les das pie a hablar, te taladran con sus idioteces sin reparar en que: a) el mal momento lo estás pasando tú; b) Lo que menos te importa es que el domingo lo hayan invertido intentando encontrar una wii para poder jugar al golf virtual (es un ejemplo, podría poner más pero no quiero). Si tanto necesitas escuchar tu propia voz, grábate en cinta y regodéate con tan agradable sonido pero, por favor, no me ralles que ya tengo bastante con mis cosas. Habrá gente, como mi amiga folclórica, que por educación y deformación pedagógica, callará y aguantará horas y horas de monólogo insulso. Servidora no es así. Prefiero la interactividad. Para escuchar soliloquios me basta y sobra con los propios.

Esto es lo que soy según Aka
Jim Carrey me parece tan histriónico como Jack Nicholson o De Niro (estos últimos con mucha más clase), así que no he visto la película, pero muy a mi pesar, y con la diferencia de que yo no pretendo agenciarme los regalos navideños de nadie, me identifico con el personaje y su fobia a las fiestas que nos toca vivir estos días.
La película que si he visto y me pareció estupenda fue The Illusionist. Mi señor Norton como siempre y Paul Giamatti, de quien sabía más bien poco por haber interpretado hasta ahora papeles secundarios hace un papelón. El compositor lo adiviné rápido. Phillip Glass. Es fácil si te has tragado la banda sonora de Las Horas tantas veces como yo. Demasiado parecida tal vez, podría ponerle un poco más de imaginación, pero tiene momentos magistrales.

Chance encounter - Phillip Glass

2 comentarios:

Otto dijo...

HOla!
Hace poco que leo tu blog.
Me encanta cuando hablas sobre tus sentimientos y dudas. Veo en ti reflejadas a alguna que otra chica de mi pequeño entorno (aunque puede que hayan más y yo no me de cuenta) con la particularidad que tu intentas expresarte y en mi opinion bien.
Intento comprender vuestro mundo a través de ti si es que se puede generarizar. Pero algo es algo.
Ánimo.
Un saludo.

Kaos dijo...

Tantas veces me han dicho que generalizo demasiado y que eso es malo que me veo en la obligación de decirte que no lo hagas. Con que captes el sentido básico hay suficiente ;)