lunes, 11 de diciembre de 2006

The planet of the Apes

Estoy rara hoy. La verdad es que llevo rara muchos días. Como unos dos meses. Cuando me saturo, le pido amablemente a la bola terráquea que se ralentice un poco para poder bajarme de ella y darme una vuelta por la estratosfera (más conocida como la Garrotxa). Por razones ajenas a la que suscribe, es inviable por el momento, así que me siento como si fuera un cocodrilo de medidas desproporcionadas encerrado en una celda de confinamiento del zoo. Y por añadidura, hambriento.

Qué pasa si además te piden que arregles el mando de la televisión que el "manitas" de tu hermano ha desconfigurado, pongas otra vez el plus en marcha y hagas que suene la cadena musical? Que te jodes y vas, pero se te llevan las sanguijuelas cuando descubres que, poniendo los cables de los altavoces en el lugar indicado como speakers la cadena suena, conectando la antena de la tele el plus funciona y que por mucho que sepas de aparatejos, sin las instrucciones del mando no hay modo de configurarlo, porque adivinar los códigos es como que te toque la primitiva, el pleno al quince y la loteria de navidad todo junto.

Y mi pobre madre preguntando si quiero una tila... Si el relajante de caballo que me tomo por las noches es incapaz de hacer que mis dientes no rechinen y que me levante cada día con dolor de mandíbula, las hierbas serán del todo improductivas. Ahora que lo pienso, no había pensado en mi reserva... Mi vecino de delante ha tardado tanto en recolectar las suyas que estuve ideando planes para chorizárselas. Claro que siempre puedo recurrir al vil chantaje, o proveerme de una placa de mosso e incautar el alijo...


Que te insulte alguien con glamour, pase (y hoy por hoy solo existen tres personas en mi universo capaces de ello), pero que lo haga un patán que ni siquiera sabe que lo ha hecho, eso si que no. Cómo lo hizo? adjetivando a sus congéneres literalmente como quemados mentales, por el hecho de que algunos queden a los que no les importe el físico de alguien; para él lo importante es que la susodicha tenga un buen cuerpo y lo demás como que, mejor calla y sonríe, "churri", no sea que demuestres una edad mental superior a 13 y me generes un problema porque no sabré cómo responder. Normalmente ya suele pasarles a estos elementos, tantos anabolizantes para mantener el cuerpazo provocan efectos secundarios irreversibles en el cerebro, aunque no se dan cuenta, porque esa parte ya estaba atrofiada por desuso.




Dentro de unos días, el casting.

I've been searchin' my soul tonight
I know there's so much more to life
Now I know I can shine a light
To find my way back home




Gimme dat ding - The Pipkins

3 comentarios:

carlos dijo...

de verdad te encuentras tan mal?

Kaos dijo...

Hoy ya no. Todo tiene su momento, y ese ya fue.

carlos dijo...

ok, me alegro,