sábado, 20 de enero de 2007

Una terapia peligrosa

Una noche atípica. Como suele pasar, se aplicó la ley de Murphy, y si hace poco decía que cuando salimos Ra y yo desprendemos un aura tan negativa que nadie en su sano juicio se atrevería a acercarse, ayer ocurrió exactamente lo contrario; hasta me otorgaron el título de diosa... Por suerte, estaba apoyada en una columna, así que me evité dar un espectáculo público revolcándome por el suelo presa de incontenibles carcajadas.

Se rompió el maleficio, aunque no sé si debería definirlo como tal. Será premonitorio? Un deseo. Más que eso, una cuenta de años pendiente de saldar. Alguien muy especial cruzará el mar. Compás de espera. Nueve meses para una sola noche. Él y sus frases.


Hay gente que vuelve la vista al pasado cuando se siente sola, echan mano de antiguas agendas, teléfonos olvidados, con la esperanza de recuperar tiempos y afectos perdidos, sin reparar en que ese momento ya fue. Es un fracaso volver atrás. No me pidas ahora reavivar los rescoldos. Quemé mis naves junto con la oportunidad que se escapó.


Tal vez sea la ausencia de sentimientos lo que provoca tanta frialdad. Es posible vivir sin pasión? Sobrevivir quiza, pero si la has conocido, aunque sea una sola vez, la extrañarás a diario y, por mucho que reniegues de ella, te sentirás incompleto.

Ni me gusta ni me disgusta
Me es indiferente, me da igual
Ni es tan bueno, ni es tan malo
Le falta sustancia, lo encuentro normal
La falta de interés me está destrozando
Dame algo en qué pensar, para ir empezando
Dame una guerra donde luchar
Dame una meta donde llegar
Dame un motivo, dame una idea
Pero dame algo en qué pensar
Ni es barato ni es tan caro
Le sobra precio, le falta calidad
Ni lo tuyo ni lo mío
El término medio es la verdad
Intenta convencerme, inclina la balanza
Y haremos algo personal...


A question of lust - Depeche Mode

No hay comentarios: