domingo, 21 de enero de 2007

You've got mail

Me han pedido ayuda con la traducción de una carta. A pesar de que mi francés está oxidado (el idioma, porque el práctico ha quedado relegado al olvido), he podido comprobar que, con excepción de alguna palabra concreta, todavía conservo en la memoria los años de estudio (pasará lo mismo con el otro?).

Debo confesar que, mientras traducía, no prestaba atención al texto, me limitaba a darle sentido a las frases sin más. Ha sido luego, cuando he terminado, con calma, que he leído despacio lo que ponía. Y he sentido una pena inconmensurable porque no iba dirigida a mí, porque nunca, en mi vida, alguien ha sido capaz de escribirme algo tan bonito.

Tal vez soy yo, que quiero ver la belleza donde no existe, pero no, no puede ser, es lo más sincero y real que he leído sin pertenecer a la literatura de compra y venta. Una declaración de amor que, de tan sencilla, es colosal.

No voy a decir qué pone, para algo es privado, baste con decir que me ha emocionado, y eso es lo más que puedo decir sobre un escrito. Me ha hecho vibrar. Sin azucar añadido, ni conservantes ni colorantes, desde el corazón con humildad, ternura y autenticidad.

Este hombre, porque lo sorprendente es precisamente el género de la persona que ha escrito la misiva, ha desnudado sus sentimientos de tal forma que, solo por eso, ya se merece mi más completa admiración. Si hubiera más como él, posiblemente acabaría por creer que alguno puede redimirse en mi escala de valores.

En honor a ese idioma en el que hasta la palabra coliflor suena hermosa, me tomo la licencia de utilizar una de sus últimas frases:

maintenant, tournons la page sur de nouveau et plus beau jour...

Junto los dedos, pido un deseo
Un cuento largo, un beso fresco
Verdades nuevas, nuevos encuentros
No hay corazón que no sepa de frenos
Uno para no lanzarse a ese cuello
Otro para descubrirse pequeño
Otros mejor ni pensar en ponerlos





Fais moi une place - Julien Clerc

2 comentarios:

la voz de la conciencia dijo...

No olvides querida amiga, un hombre, si! cierto, pero con cierta tendencia a la feminidad.. Dios! cuan grande es tu ingenuidad que creiste que un hombre podía mostrar así sus sentimientos? realmente tu mente imaginó que un hombre podía amar de esa manera!?
sigue soñando amiga mia... no seré yo la que te haga volver a la realidad

Kaos dijo...

Creo que alguno debe existir, por mucho que no lo conozcamos ni tu ni yo, capaz de demostrar lo que siente de esa forma; y el hecho de que este en concreto tienda a la feminidad no lo exime de ser un hombre, así que pienso que no todo está perdido... ;))