jueves, 15 de marzo de 2007

Un mundo a su medida



Cuando paso por un momento anímico como este, me acuerdo de una canción de Silvio que se llama "Casiopea". Muchas veces me he preguntado el motivo por el cual me siento identificada con esa y no otra. Será porque habla de un alienígena que al intentar regresar a su casa se da cuenta de la imposibilidad de conseguirlo. Son tantas las veces en que me siento igual... una minúscula parte de nada, indetectable, tomando conciencia de cuanto me rodea, sin poder volver a mi galaxia particular, en la que nada rompe la euritmia de mi paz interior.


Si es cierto que no hay más ciego que el que no quiere ver, ni más sordo que el que no quiere oír, el peor es el cretino que no entiende lo que se le dice o que interpreta según sus ideas autóctonas. Para gustos, colores. Desde el que le das el índice y se agencia hasta el esternocleidomastoideo o al que ofreces una mano y cree que esperas que te adopte cual mascota. Qué? Cómo dices? que solo querías un poco de sexo sin compromiso? Ah! qué equivocación más tonta la mía! La verdad es que no sé de dónde saco estas ideas tan peregrinas, como pensar que aunque sea para echar un polvo, antes te tienen que tratar con respeto y educación. Unos principios que no pienso modificar y, si no estás dispuesto a aceptarlos, mejor te vas de putas. Ya ves, sin medias tintas. Si quieres algo, haz una propuesta; que no quieres nada? pues no me vaciles para aumentar tu autoestima, que queda muy feo eso de vampirizar egos ajenos.

Me siento enfadada a la par que triste. Tanto que he anulado la cena de esta noche. Si me preguntaran ahora mismo lo que pienso de los que se llaman mis amigos, no podría dar muy buenas referencias. El hecho de que ninguno de ellos se tomara la molestia ayer de preguntar cómo estaba me lleva a pensar que, o bien creen que soy una especie de monolito que no siente nada, ni siquiera el dolor o, y eso ya sería peor, no les interesa lo más mínino cómo evoluciona mi lesión. Sea como sea, te da una idea bastante aproximada de la forma en que vas a tener que enfocar las cosas de aquí en adelante. Ya, si para eso están, para ayudarte a mejorar y aprender de una vez por todas a decir NO. Se me pasará, siempre ocurre lo mismo y además tengo poca memoria para el rencor, pero cuando paso por momentos así me dan ganas de emigrar a las antípodas con mis gatos y dejar que por aquí se las compongan como mejor sepan.
Os da miedo la muerte? Alguna vez habéis deseado morir?







Hoy sobrevivo apenas a mi suerte
lejano de mi estrella de mi gente.
El trance me ha mostrado otra lección:
el mundo propio siempre es el mejor.
Me voy debilitando lentamente
Quizás ya no sea yo cuando me encuentren.

2 comentarios:

carlos dijo...

ufffffff. no sé si te ha llegado el otro pero lo repito

no sabia nada de tu lesion........ te juro que te hubiese dado un toque.

Me das un ratito mañana? rollo skype. ciao

Deseosmalos dijo...

Yo soy una de esas que se hacen llamar amigas tuyas y que esta noche les escantaria haber estado a tu lado.
Siento no haberte llamado ayer ya que veo que lo necesitabas.
No somos perfectas, es parte de nuestro encanto.
Te quiero mucho y lo sabes, ahora tengo ganas de llorar cosa que supongo habras estado haciendo...
Espero hablar contigo pronto, bueno más bien dicho necesito hablar contigo pronto, pero tu decides.