domingo, 17 de junio de 2007

La ley del deseo




Y la pregunta de hoy sería: Por qué la gente es tan inculta? Mucho aprender idiomas foráneos mientras que el propio lo destrozan de forma vandálica. Ni siquiera hablo del mío, con el que me muestro más tolerante, a fin de cuentas durante muchos años estuvo prohibido y después no era ni obligatorio. Pero con el castellano (que no español, porque me niego a denominarlo así, aunque lo diga la RAE) se cometen verdaderas atrocidades. Por no hablar de tradiciones, costumbres y geografía, donde se puede comprobar que la ignorancia va en aumento.

Parece mentira que un poco de ejercicio seguido de tres bailes me deje hecha unos zorros.

Es facilísimo estropearme un fin de semana redondo. Tan sencillo como que los merengues de los coj... hayan ganado la liga. Da rabia. Y aunque no soy partidaria de la violencia en ninguna de sus vertientes, de mil amores le pegaría un par de tortazos al desgraciado que está tirando petardos aquí en la esquina. Como si no fuera suficiente con tener una tienda dónde los venden justo delante de casa abierta los 7 días de la semana, además me tengo que tragar la celebración de los seguidores del eterno rival. Jódete y baila. Aunque quizá lo que más vergüenza ajena me produzca, y al mismo tiempo más coraje, es que alguien que se denomina "catalino" pueda ser del mad. No quieres ser culé? estupendo, pero hazte del sant andreu, del europa o del martinenc, peazo mentecato!!! Uisss, que se me va y puedo soltar barbaridades ofensivas, eso sí, todas perfectamente escritas.

Además de "House, M.D." soy fan incondicional de otra serie que también ofrece la misma cadena: Anatomia de Grey. Si por casualidad tengo planes para los jueves por la noche, programo el vídeo. Quien la sigue, sabrá que cada episodio empieza y termina con las reflexiones de Meredith. Viendo el capítulo de esta semana, me gustó el final.

"A menudo, lo que más queremos es lo único que no podemos tener. El deseo nos rompe el corazón, nos extenúa. El deseo puede destruir nuestra vida. Pero, aunque desear algo puede ser muy duro, los que más sufren son quienes no saben lo que quieren."

Y cuando no te sientes con fuerzas para desear nada?





No hay comentarios: