martes, 10 de julio de 2007

Time and Tide

Un cielo tachonado de estrellas, sin luna que las relegue a un injusto segundo plano. Contemplar la inmensidad en silencio. Escuchar habaneras y a Marina Rossell en la playa de Port-Bo de Calella de Palafrugell. Navegar de noche. Había salido antes en barco, pero nada comparable. Sujetar el timón con fuerza, porque no es tan sencillo llevar la lancha a contracorriente. Una experiencia que ya ha quedado cincelada en la base de los recuerdos.

Pocas fotos, el balanceo no permite fijar la imagen.





La sombra que me acompañaba se perdió en la negrura de las aguas. Niebla gris adquiriendo forma. Con la velocidad se esfumó. Ahora soy libre.

Será que el domingo cumplo años, será que la luna nueva del día anterior ya está influyendo, será que tengo agujetas, será que he recuperado el ICQ, será que las noticias son mejores de lo que esperaba, será que me gustan las conversaciones con alevosía, premeditación y nocturnidad donde se entiende todo aunque se hable con eufemismos y metáforas.

Che sarà sarà...

Energía vital a espuertas que desprendo en color verde; eso dicen.

Ha llegado mi tiempo.

No hay comentarios: