lunes, 4 de febrero de 2008

Sábado tarde de compras por el centro de Barcelona. Creo que entramos en cada una de las tiendas hippiosas del gótico, sin éxito por supuesto. Suele pasar; quieres algo concreto y el objeto en cuestión se convierte en algo tan escurridizo como el mercurio.

Había estado tomando mucha sal durante la semana para compensar el descalabro de la presión arterial y esa tarde, para equilibrar otra vez la balanza, necesitaba desesperadamente azucar. Ra sufrió tanto mi frenética búsqueda de gofres o en su defecto algo dulce, que hizo patente su preocupación por el día en que la urgencia sea debida a la falta de sexo.

Pillar una cogorza poco después de la puesta de sol con una sola copa tiene mérito. Lo peor llega cuando nos da por cantar zarzuelas...

No hay comentarios: