domingo, 25 de mayo de 2008

Matrix

Siguiendo con la visita a mi futuro domicilio, y ya a resguardo de porteros esperpénticos, me dediqué a abrir ventanas para que entraran el aire y la luz. Paseé por las habitaciones para tener un plano mental de situación. Iba avisada, pero quedé perpleja al contemplar lo que había debajo del papel pintado del dormitorio principal.



Todavía no me explico cómo pudieron perpetrar semejante atropello con una pared.

[---------------------------------------]

Me desperté de mal humor. Supongo que mis sueños, que nunca suelo recordar, tuvieron su arte y su parte, aunque mejoró el día al parar en un semáforo camino del trabajo, donde el elocuente gesto sobre mi indumentaria por parte de un peatón consiguió que le prodigase una de las escasas sonrisas que concedo a desconocidos. Los cumplidos, si no son vulgares, te los puedes tomar como vienen.

Mi capacidad para entender a los que me rodean es menguante, como las fases lunares, con la particularidad de que después de la luna nueva no viene el cuarto creciente, me quedo plantada en la más confusa opacidad. A veces Eva suelta verdades de perogrullo, y aunque sea ocioso darle la razón, me quito el sombrero ante tal intuición.

Después de muchos años, ayer me planté con Ra y Esther delante del televisor para ver Eurovisión. Los comentarios del presentador me parecieron nauseabundos, el vídeo de la canción que ganó, un chantaje emocional con todas las letras, la calidad de la mayor parte de las actuaciones, pésima (casi tanto como las de OT) y, como país, me plantearía seriamente dejar de participar en un certamen donde la ex república soviética, que ahora son muchos y revueltos pero parecen estar más unidos que nunca, no va a permitir que nadie les quite el trozo de pastel, por casposo que se haya vuelto. Mirando la parte positiva, jugamos con la idea de plantearle la estrategia a zapatitos. Nos das la independencia a vascos y catalanes y te damos los 12 points en frikivisión. Entre los nuestros y los de Andorra, ya suman 36, más los que arañen por ahí, hasta pueden quedar en un honroso lugar sin necesidad alguna de enviar actores, sino cantantes.

La fechoría más atroz fue sin duda el hecho de que Croacia le de votos a Serbia y estos se los den a Bosnia. Otro motivo razonable para pensar que la sintonización con mis congéneres está distorsionada.

Photobucket

Hoy día de perreo total. Viendo películas sin ton ni son, como "Malta con huevo", que no hay por dónde pillarla o "Párpados azules", donde dos personajes muy tristes y solos acaban juntos porque no tienen a nadie más. Francamente deprimente.


Necesito una cura de aislamiento generalizado para digerir tanto dislate.

Como no todo es malo, gracias al festival eurovisivo, descubrí a Sébastien Tellier.
free music

1 comentario:

Gattaca dijo...

Ya sabes querida Ka, si alguna cosa en esta vida me da un placer indescriptible y q casi me hace rozar el nirvana es q me den la razón y si a ese evento le añadimos el echo de q es por escrito y lo puedo ver a mi antojo tantas veces como sean necesarias no encuentro palabras para describir la sensación q me proporciona;)

Y como siempre tengo q discrepar contigo en cuanto a música... A mi personalmente me gustó bastante la canción ganadora, quizás es q lo único q hice fue compararla con el resto de las participantes aislándola del mundo exterior y ya se sabe, en el reino de los ciegos el tuerto es el rey!

Y quiero acabar mi comentario recomendándote encarecidamente q cambies de tipo de películas si no quieres acabar todo el fin de semana llorando de pena! Fíjate yo lo que he visto este fin de semana..
Alvin y las ardillas
Una cenicienta diferente
los seis signos de la luz
la isla de la salmas perdidas


Si, lo se, son infantiles, y aunque no me van a devolver a la infancia ( ni ganas...) consiguen arrancar una sonrisa estúpida de mi cara q me hace sentir como una niña feliz.