martes, 17 de marzo de 2009

The Luck of the Irish



Por qué hay mujeres tan guarras? Y no me refiero a las típicas zorronas, que haberlas haylas, como las meigas, y cada vez proliferan más, sino a las que dejan los lavabos igual o peor que los hombres. Porque, que ellos echen la gota (es un eufemismo) fuera, es normal y ya estamos acostumbradas a eso, pero que hayamos tenido que aprender a miccionar de pie porque en un bar, discoteca o local público cualquiera nos encontremos con unos servicios femeninos que dan asquito dice muy poco en favor del género al cual pertenezco.

El viernes por la noche, después de mucho tiempo, volví al Velvet. Ahora tengo claro por qué dejé de ir. A partir de cierto momento de la madrugada, el tipo de gente cambió y me sentí por completo invadida. Lo anecdótico es que cuando vamos Ra y yo no se nos acerca ni quisqui, supongo que por el aura de -si me diriges la palabra te arranco la cabeza- que desprendemos, pero yendo como fui acompañada por dos hombres, empezaron a tirarme los trastos muchos de los esperpentos que por allí corrían. Qué parte de -no estoy disponible- no entienden? O quizá sea eso lo que les pone...

Como debe emocionarles a ciertos sujetos provocar hasta extremos impensables, sin importarles en absoluto el mal concepto que te crees de ellos y que llegues a pensar que, si tuvieras amigos de su calaña en tu círculo de amistades, adorarías a tus enemigos, que al menos los sabes declarados y no te defraudarán con respecto a sus intenciones.

Ya no sirvo para salir de fiesta. El sábado estaba para el arrastre después de pasarme casi 24h despierta. En estado catatónico nos acercamos hasta l'Anec Blau para proveernos de comida y allí tuve el dudoso placer de ver en acción a las niñas Bershka. Malcriadas, sobreactuando y con tal afectación que te daban ganas de emparedarlas para no volver a encontrártelas nunca más. Y cuando digo niñas quiero decir eso exactamente: niñas entre 12 y 14 años vestidas como si tuvieran 25. Me acordé de la frase de la película Airbag "la culpa es de los padres, que las visten como putas", aunque en este caso ellas solitas se bastaban y sobraban para disfrazarse de vampiresas del tres al cuarto.

Cuando aprenderá la gente que hay un momento para cada cosa? Estas mismas crías que ahora pretenden ser mujeres, en el instante en que hayan pasado la franja de los 30 empezarán a desear con fervor volver a los 15, cuando su mayor preocupación era que sus padres las dejaran volver una hora más tarde a casa.

Me relajaré pensando en verde esmeralda en honor a Saint Patrick

Photobucket

También hoy cumple años un ser adorable que me ha sacado a cañonazos de la apatía en que me hallaba sumida. Felicidades bicho.

2 comentarios:

Deseosmalos dijo...

Eso por ir al Velvet sin tu repelente de hombres favoríto... es decir yo. ´

Besines

Anónimo dijo...

Han pasado cuatro años ya desde entonces y han pasado muchas cosas entonces.