lunes, 3 de agosto de 2009

True Confessions



El miércoles tuve mi primera sesión con Gabriel. Me transmitió confianza. Sé que él no tiene soluciones, aunque puede volverme al camino que abandoné hace tiempo. Una frase quedó flotando en el aire: - Cuando llevas tanto tiempo siendo fuerte para los demás, llega un momento en que te preguntas -y yo, qué?- He ahí la cuestión. Ese momento se ha concretado ahora, ya. Lo que más deseo es volver a ser la que era, con lo mejor y lo peor, y últimamente solo había una persona con la que me sentía yo, a la que podía decirle sin importarme las formas ni el contenido lo que pasaba por mi cabeza. Quizá sí le hería, no estoy segura, pero era el único vínculo que tenía con la que había sido.

Y lucharé por recuperar ese yo anterior, el que decía lo que pensaba sin temor, el que prefería pedir perdón por palabras volátiles que tragarse la substancia; el que no cede a los chantajes emocionales, el que fotografía el instante, el que ríe bajo un aspersor y baila por la calle.

El fin de semana ha sido productivo, no solo por la paz que se me ha transmitido, que se agradece infinitamente, sino porque ese remanso de tranquilidad me ha inspirado para empezar el que espero sea mi primer cuento de ciencia ficción, así como algunos pensamientos deshilachados. A cualquier cosa le llaman poesía, y si algunas mal llamadas así han podido salir a la luz pública por vete a saber qué artes arteras utilizadas para que las editen, cualquiera puede dedicarse a ello. Para una servidora, poesía es la de Walt Whitman o la de Calderón, pero como he tenido el horror de leer algunas infaustas y hasta de mal gusto, no creo que las mías puedan hacer más daño. No son mejores ni peores, solo diferentes y dependerá del lector si las entiende, o no.

Radios de silencio

invaden la circunferencia
traspasando el vórtice
fundiendo fronteras
Detrás del cristal
precipitándose
desvaneciéndose
inventando universos
la arena va
Ultimo reducto
de paredes que transpiran
combándose hacia adentro
chupándose el pulgar
Dibujos de arabescos
dan forma a las palabras
letras ensangrentadas
se ahogan al cantar.

Disonancias de una Lamia

Photobucket

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Creo que había un clan, Lamiah o Lahmia. El origen de la palabreja es búlgaro, rumano, vete tú a saber. ¿Es vampiro o es un espíritu errante, una especie de súcubo?

Felicidades.

Son los pensamientos deshilachados, la poesía trans-kaótica que estás plasmando, así se llamará, ¿Disonancias de una Lamia? Un relato de ciencia ficción!? Interesante.

Adiós.

Kaos dijo...

De hecho, el origen de la palabra "Lamia" es grecolatino y son vampiras. La primera vez que recuerdo haber leído sobre ellas fue en el libro "La fuerza de su mirada" de Tim Powers, a Shelley le perseguía una.

Los pensamientos deshilachados o poesía se llamarán así "Disonancias de una Lamia", puesto que riman poco y llevan buena parte de mi sangre. "Disonancias de un mosquito" quizá sería más gracioso pero nadie me tomaría en serio.

Y el relato de ciencia ficción se me ocurrió así, como se gestan todas las ideas brillantes, sin pensar.

Anónimo dijo...

¡Es verdad! El protagonista de la "Fuerza de la Mirada" deja su anillo de compromiso en una enigmática estatua, la estatua es una lamia y a la mañana siguiente, puf, lo que le espera al pobre.
!No me acordaba, hostia! y salía Byron, cierto, Keats y los Nephilim, ¿O Byron salía en las Puertas de Anubis!

Mejor, cuánto menos rima, más resonancia tiene. Aunque la poesía post-kaótica deshilachada resuena algo de cabeza de pescado, de algo, no sé ciencia ficción espiritual sacrosanta puede ser, sí, me gusta esas poesías que has escrito, muy "ygdrassilianas".

¿Y de qué irá el relato de ciencia ficción?

Kaos dijo...

Byron debe ser el literato fetiche de Powers, ya que aparece en los dos libros, aunque en las puertas de Anubis adquiere mucho más protagonismo.

Ciencia ficción espiritual sacrosanta?!!! Ygdrasiliana?!!!

Tal vez sean eso, el humo infumable que se escapa de mis cigarrillos manuales.

El relato va de una pareja... hasta aquí puedo leer.

Anónimo dijo...

Bueno, en la Fuerza de la Mirada, toma protagonismo Keats, pero sale Byron. En las Puertas de Anubis, creo que sale un clon de Byron que quiere asesinar a Jorge III, no? ¿Cuál es el preferido? Tic-tac, ¿La Fuerza de la Mirada o Las Puertas de Anubis? Tic-tac.

Sí. ciencia ficción espritual sacrosanta. Tu poesía es ygdrassiliana. Es cabeza de pescado.. me parece entrever circuitos ardiendo en mil esquirlas, estrellas que no son estrellas, si no dinamos abriendo agujeros dónde tentáculos de plásticos se deslizan...

Vale, vale.. ¿de amor, también? ¿ciencia ficción y amor? Hum. ¿Cuándo se sabrá más al respeto?

Kaos dijo...

Salen Byron, Percy Shelley, Keats...

Los dos son buenos, pero quizá prefiera La fuerza de su mirada.

Pues serán circuitos con los cables también deshilachados y haciendo contacto, así que lo que hay realmente son chispas y descargas eléctromagnéticas.

Algo de amor hay...

Se sabrá algo más cuando lo termine, lo postee y lo mande para ver si me lo publican.

Anónimo dijo...

¡Cuántas más chispas y descargas electromágnéticas, mejor!

Sí, salen unos cuántos... Y Frankenstein es un nephilim, un gigante caído y la Esfinge tiene que ver con la caída del paraíso.. y el payaso es el mejor y vale, sí, no me terminé la Fuerza de la Mirada, ¡lo siento! prefiero Las Puertas de Anubis.

Esperaremos entonces....

Kaos dijo...

Cómo puedes decir que prefieres Las Puertas de Anubis si no te has terminado el otro? Hasta que no lo termines, no podrás decir con seguridad, cual es mejor, no?

Me daré prisa con el relato.

Anónimo dijo...

Sin lugar a dudas, prefiero Las Puertas de Anubis. Creo que lo dejé cuándo me faltaban 50 páginas para terminarme La Fuerza de Su Mirada. Me quedé flipado ya, con los Nephilim y Keats... Sin lugar a dudas, he leído varios de Powers, que está loco y no lo sabe, pero las Puertas de Anubis es el mejor.

Ah! Ya tengo el placer de conocer a Pendergast. Próximamente, el Relicario. Curioso tipo, igual de curioso, bastante curioso que te dé ahora por escribir un relato de ciencia ficción y que quieras publicarlo (intentarlo) Muy curioso. Buena suerte, entonces.

Kaos dijo...

Creo que Powers si sabe que está loco, pero como tiene éxito puede invertir lo que gana en todas las pastillas de colores del mundo. Igual son ellas las que le hacen escribir así...

No dejes de leerte la trilogía de Pendergast por excelencia, formado por: La mano del diablo, La danza de la muerte y El libro de los muertos.

Curioso investigador...y yo también debo ser curiosa, por no decir rara... Hace tiempo que quería escribir un relato corto, solo que no debía ser de ciencia ficción. Pero la inspiración no entiende de temas, o no hace caso a mis preferencias y así ha salido.

Gracias,espero tenerla.

Anónimo dijo...

No se puede empezar la torre desde arriba, sí no desde abajo... Me acabo de terminar leer The Relic, la primera novela dónde sale Pendergast. Curioso investigador especial, agente, lo que sea... Es culto, conoce obras de arte, sinfonías, suelta aquí y allá, frases de ilustres. Inteligente, agudo y no puede reprimir ciertas cosas. Me gusta. Le seguiré la pista.

Sí, no sólo a Powers, las pastillitas de colores de todo el mundo también alteran a otros escritores que no saben que están más pa'alla y escriben y lo que escriben. Debería tomar pastillitas de colores! Tanto curioso, que escribas ciencia ficción, ¿cómo definirías tu ciencia ficción? ¿cualquier cosa puede ser ciencia ficción?

"El mundo es extraño y las personas que lo habitan, aún más"

Kaos dijo...

Espero que sea Paul Bettany quien de vida al agente Pendergast en el cine. Le va perfecto el papel.

Para mí la ciencia ficción es nueva, no tenía previsto escribir nada, pero se me ocurrió justo el final de lo que va a ser el cuento, y solo podía aplicarse a un relato calificable como tal, sobre todo porque aparecen robots.

Cualquier cosa no, no se puede enfocar como ciencia ficción un libro sobre la guerra de las termópilas, si lo que pretendes es dar una visión histórica fidedigna, una novela gótica será gótica, y una biografía tampoco será sci-fi. Pero al igual que mi poesía no es poesía, los términos pueden deformarse para adaptarlos, no?

Creo que no tanto. El mundo es extraño porque lo queremos así. Si fuésemos más en busca de la simpleza lo veríamos todo de otro color.

Anónimo dijo...

"¿Porque lo queremos así"? ¿Y sí lo hemos hecho así? ¿Acaso el mundo no era extraño y raro hace 50 años, hace 100 años? El ser humano quiere tantas cosas que el simple hecho de desear lo más simple, se convierte en la tarea más ardua. Puede que el mundo se haya moldeado a todos los locos, místicos, alucionados y genios que han poblado el globo, convirtiéndose cómo tal. Sí, creo que Bettany sería un gran Pendergast, pero de momento, hará Priest, en plan sacerdote aliado de un demonio... xD

¿Robots? Bien, bien, bien... tiene buena pinta, ansió por leer ese relato, si te sale, podrías intentarlo más a menudo. Tal vez, te venga como anillo al dedo, la ciencia ficción. Por supuesto que sí, cómo si fuera arcilla en nuestras manos. Y la ciencia ficción es un género que pueda dar mucho juego. Incluso un hecho histórico puede proporcionar material para escribir una historia de ciencia ficción.

Kaos dijo...

No es lo mismo quererlo que hacerlo? Para alguien que no sabía qué era la rueda, podía ser no raro, sino nuevo y sorprendente, pero creo que ya lo hemos inventado todo, incluso reinventamos cosas porque no hay nada novedoso. En todo caso, serían los locos, místicos, alucinados y genios los que habrían moldeado el mundo a su gusto, con lo que flaco favor nos han hecho a los que quedamos y no lo vemos, ni deseamos verlo desde su perturbado prisma.

Me conformaré con poder darle a ese relato un nudo, ya que el principio y el final están escritos. Si sale bien, es posible que pruebe con otras cosas más elaboradas...