jueves, 21 de abril de 2011

L'ivresse du pouvoir





Origen: wikipedia

Megalomanía es un estado psicopatológico caracterizado por los delirios de grandeza, poder, riqueza u omnipotencia, a menudo el término se asocia a una obsesión compulsiva por tener el control. Es un mal estudiado por los especialistas desde tiempos muy remotos. Los ejemplos más comunes son de emperadores, monarcas y dictadores.

Va a ser que conozco al menos dos...

Hoy quiero hablar de vampiros. Y lamento profundamente no tener un inglés extenso y perfecto para poder escribir en ese idioma y que todo el mundo me entienda.

Por fin, después de más de dos años de dedicarle muchas horas y muchos esfuerzos a este juego idiota, lo he dejado. Por qué precisamente ahora y no hace meses o dentro de un año o al alcanzar los objetivos? Porque así son las cosas, porque uno no siempre consigue lo que quiere o porque, como en mi caso, acabas haciéndote tanto daño que es absolutamente necesario retirarte.

No, no abandono por desintoxicación, la época obsesiva pasó hace tiempo y lo que quedaba realmente era la gente que había conocido, con los que me sentía bien hablando de cualquier cosa (incluso de vampiros) y con los que he compartido muchas horas. Abandono precisamente debido a algunas de esas personas...

Yo tenía un amigo... o creía tenerlo... mejor dicho, tenía dos. Dos personas con una cultura totalmente distinta a la mía y, visto lo visto, también con unos valores distintos. Dos personas con las que he compartido grandes momentos pero, a la hora de la verdad, han demostrado que es preferible lamer el culo de los administradores del grupo al que pertenecen para que les enseñen a hacer trampas al hecho de que seamos amigos.

Administradores a los que puede adjetivarse perfectamente como megalómanos. Supongo que ambos habrán leído a Maquiavelo, porque para ellos el fin justifica los medios. Si eres menos que ellos, no vales nada y te conviertes en objeto de burla, si eres más, te conviertes en un peligro al que hay que destruir. Ellos pueden solicitar tu ayuda y preguntar cosas "ilícitas" sobre el juego pero, ay de ti si pretendes hacer lo mismo! No esperes que compartan absolutamente nada, al contrario, ellos intentarán engañarte todo lo posible.

Ese afán de ser el más grande, el más poderoso, el mejor, el que más vampiros mata, el que más nivel tiene... a que la palabra "megalomaniaco" lo define de forma maravillosa? Lo sabia, es la palabra adecuada para la ocasión.

Por supuesto, ya que el fin justifica los medios, no ponen ninguna objeción en utilizar todos los trucos sucios que puedan descubrir para llegar a la meta. Tienen a su favor que los programadores del juego son unos inútiles sin remedio y no se darían cuenta de estas añagazas ni aunque se lo escribieran en mayúsculas y les mostraran gráficos de progresión. Por qué la gente no se queja? Porque en un alarde de generosidad que no es tal, regalan habilidades para tener contentos a todos aquellos que pudieran abrir la boca. Ya lo sabemos, la multitud es idiota. Repetid conmigo: idiota.

Os juro que todo es cierto.

Qué tiene que ver ésto con que yo abandone el juego? Los tramposos han existido siempre... vais a decirme. Si, cierto. Y ellos realmente no pueden dañarme excepto por su arrogancia y prepotencia. Lo que duele son los amigos que te decepcionan, aunque sea por un estúpido y jodido juego. Duele el amigo del cual he cuidado el vampiro durante meses porque él necesitaba tiempo para hacer otras cosas. Duele que los administradores le echaran del grupo porque sabían que yo podía acceder, aunque no entendiera nada (un idioma imposible de descifrar para mi) y duele que, cuando éste amigo vuelve, cambie la contraseña para que los dos megalómanos no desconfíen de él. Duele el amigo que, sabiendo (en secreto) que yo podía acceder al grupo, no tuvo la boca callada y lo dijo, traicionando el secreto. Y duele comprobar que un estúpido y jodido juego es preferible la amistad, la confianza y el criterio personal.

Ahora me pregunto: Si los megalómanos administradores del grupo exigen que todos se autoinmolen... lo harán por el bien común? Roguemos porque aún quede alguien con ideas propias...

Me niego rotundamente a poner una foto de Hitler aquí, aunque sería el ejemplo idóneo de megalómano.



Photobucket

1 comentario:

Roy Batty dijo...

Pablo Tusset escribiendo ciencia ficción es ¡maravilloso!