lunes, 7 de diciembre de 2015

The Avengers




Normalmente no acostumbro a meterme en políticas ajenas, que ya vamos más que sobrados con todo lo que sucede por estos lares. 

Pero a raíz de los atentados de París he empezado a leer una cantidad alarmante de comentarios que rozan el nazismo y la xenofobia, sobre todo por parte de mis contactos americanos en facebook; también he podido observar que, debido a las diferencias existentes entre los que quieren cerrar las fronteras a los refugiados y los que les dan la bienvenida, han acabado por romperse amistades de años, algo que no había podido conseguir ni siquiera el maldito vampire wars. 

Los fanáticos, porque no se les puede llamar de otra forma, creen a pies juntillas que todos los refugiados son terroristas en potencia, sin pararse a pensar por un momento que difícilmente alguien va a jugarse la vida cruzando el mar en patera para, una vez a salvo, autoinmolarse cargado de bombas. O sí, pero lo dudo. Si los terroristas quieren entrar, lo harán por medios mucho menos expeditivos y mucho más seguros. 

Estos mismos fanáticos piensan que si aquí dispusiéramos de armas como las tienen ellos, podríamos defendernos de los ataques de los terroristas, cuando si las tuviésemos no podríamos hacer nada contra un ataque bien organizado. Lo único que lograríamos con la posesión de armas es tener más asesinatos masivos, tal y como sucede en Estados Unidos día sí, día también. 

Los fanáticos también están en contra de dejar entrar a más gente, no únicamente por sus ridículas creencias sobre la libre circulación de terroristas, sino porque son extranjeros, tampoco les gustan demasiado los negros, ni los sudamericanos, ni los chinos, ni nadie que no sea de allí. Qué rápidamente olvidan su propia historia! O quizá no se la han enseñado, porque cultura, lo que se dice cultura... suelen tener poca. Si se pararan a estudiar un poco, se percatarían de que ellos mismos son el producto de la inmigración, y no de la más "cool" precisamente, puesto que fueron asesinos, ladrones y mayoritariamente gente de la peor calaña los que emigraron a norteamérica forzados por las leyes de países como España, Inglaterra, Portugal, Holanda, Francia, etc, donde les conmutaban las penas de cárcel si se iban a hacer las américas o se pudrían entre rejas. 

Los fanáticos quieren bombardearlo todo. Porque sienten muy poco respeto por la vida; si sintieran un mínimo respeto no defenderían el derecho a portar armas. Bombardear sin pensar en que también afectará a inocentes, pero los fanáticos están acostumbrados a los "daños colaterales" y no les importa. Eso sí, no les menciones el aborto, porque entonces te soltarán a la jauría de perros del infierno. Tsk tsk tsk... cuanta contradicción... Tampoco son capaces de recordar que fue precisamente su país el que creó a estos monstruos con los que tanto quieren acabar ahora. El gobierno estadounidense los creó por intereses armamentísticos/político/económicos y se les han vuelto en contra. Pero de eso nadie se acuerda. Y si alguien se acuerda será insultado, humillado y hundido por los fanáticos, porque han olvidado cualquier tipo de raciocinio. O estás con ellos o estás contra ellos y si estás contra ellos querrán destruirte, no sea que puedas defender tus razones, alguien más las crea y la gente empiece a pensar por sí misma y no como ellos dicen que tenemos que pensar. 

Lo que más me indigna es el hecho de que, no contentos con ese egocentrismo superlativo en el que dios sólo les bendice a ellos (cómo si existiera un dios) nos digan también qué tiene que hacer Europa al respecto, con los refugiados, las armas... como si fueran el ejemplo a seguir. 

Viendo lo que llevamos viendo desde hace años, mejor guarden sus opiniones, dejen de intentar convertirse en los salvadores del caos que ellos mismos han creado y sean un poco más humildes, que tienen mucho de lo que avergonzarse. 

Por favor, cerrad la puerta al salir ;) 


No hay comentarios: